benchmarkStatus
logoMotivus
Suficiente
Equipo Motivus
2021-12-20
“Antípodas” es el nombre que recibe un proyecto que el presidente Sebastián Piñera presentó en el Encuentro Nacional de la Empresa (Enade) hace algunas semanas. Poco se ha hablado de él y pocos son los detalles que se conocen, pero lo que sí se sabe es que supone aprovechar el potencial solar del desierto de Atacama, la región con mayor radiación solar del mundo, para exportar energía fotovoltaica de Chile a China.

Imagen de portada por el fotógrafo chileno Cristián Aguirre.


La lógica es que la electricidad producida por entre 200 y 600 GW de capacidad de generación fotovoltaica permitiría transmitir energía eléctrica a China y otros países asiáticos cuando sea de día en Chile y de noche allá, o invierno en Asia y verano aquí.

La propuesta, que requiere aún de un análisis más profundo, gatilló preliminarmente algunas reflexiones desde nuestra vereda.

Eduardo Galeano escribía en 1971 sobre las venas abiertas de América Latina. La metáfora ilustraba los contrastes terribles entre el hemisferio norte y sur del continente durante los últimos siglos. Estados Unidos y las potencias europeas se enriquecían a costa de los países latinoamericanos, cuyas tierras fértiles, ricas en recursos naturales y materia prima, los condenaron irónicamente al flagelo y a la dependencia económica.

Hoy, en 2021, la metáfora pareciera cobrar nueva vida.

Antípodas propone la construcción millonaria de un cable submarino de larga extensión que conectaría Chile y Asia, a través del cual viajaría energía en forma de electricidad. Una verdadera bombilla kilométrica, mediante la cual nuestros aliados comerciales asiáticos succionarían un recurso natural producido en Chile a costos que desconocemos.

El exsecretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía, Andrés Romero, afirmó en una carta al director que el costo de un cable submarino para transmitir 4.000 MW es de unos USD 10 millones por kilómetro, por lo que un tendido para sólo 4.000 MW tendría un costo aproximado de USD 200 mil millones. Costo al menos abrumador, si se considera además la pérdida de potencia que el sistema tendría: 22,5% (135GW) en el mejor de los casos, y 30% (180GW) en el peor. Esta estimación está calculada en base a la línea que va desde Xinjiang a Anhui, construida en China en 2019.

Una de las preguntas que emerge ante este escenario es, por un lado, si no sería mejor quedarnos con esa energía y hacer algo con ella. Y yendo un poco más lejos: ¿qué se puede hacer para generar tal valor con esa energía que se vuelve quizás irrelevante la idea de construir un cable transcontinental?

Según la Asociación de Exportadores (Asoex), el principal exportador de uva de mesa del mundo es Chile. El dato, sin duda, podría tener a Chile descansando tranquilamente en la exportación incansable de uva hasta el fin de sus días. Sin embargo, hace algunos siglos hubo visionarios que se preguntaron si quizás tenía sentido hacer también algo más y, como consecuencia, hoy Chile es un país con vocación vitivinícola de prestigio mundial. Si tenemos la capacidad de trabajar la energía y darle valor, ¿por qué no hacer lo mismo?

Ya en 2017, The Economist afirmaba que los datos son el recurso económico más valioso del mundo, incluso más que el petróleo. Con el actual uso e inevitable futura sofisticación de algoritmos, los gobiernos deberán aprovechar el poder de procesamiento de datos para solucionar problemas de la más variada naturaleza, desde la urbanización a los crecientes cambios demográficos y desde los desafíos en transporte a las amenazas climáticas y las nuevas pandemias emergentes.

Algo tardíos han sido, no obstante, los avances desde el sector público, aunque la creación del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación de Chile, en 2018, es sin duda un paso en la dirección correcta. El desafío es, creemos, bastante claro: diseñar, crear y desarrollar una auténtica cultura organizacional pública y privada que entiende y abrace el enorme potencial de los datos, y que aprovecha su ventaja competitiva en materia de generación de energía.


Si quieres estar atento a las actualizaciones del Motivus Framework, o deseas saber más sobre cómo el procesamiento de datos, los algoritmos y la computación distribuida pueden optimizar tu negocio, síguenos y contáctanos a través de nuestro sitio web o redes sociales.

Thanks for Reading!

Share this on